LA DOCTRINA DEL PECADO

LA DOCTRINA DEL PECADO

(Por Leo Hernández)

            La palabra pecado se encuentra cientos de veces en la Biblia, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento.  Se menciona por primera vez en el libro de Génesis 4:7 cuando ocurre el primer asesinato del mundo, el de Caín.

            La segunda referencia se encuentra en Génesis 18:20 donde causa la ardiente y temible destrucción  de Sodoma.  Entonces Jehová le dijo:   Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo.  Génesis 18:20.

            La última mención de la palabra pecado está en el libro de Apocalípsis 18:5, donde cae la gran ira y coraje de Dios sobre el sistema económico y político mundial.  Porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.  Apocalípsis 18.5. 

            ¿Qué es esta mortal y maldita cosa que es tan odiada por Dios y tan dañina para el hombre?   La palabra nada mas, ya lleva el silbido de una víbora viciosa.  Hace veinte siglos atrás el Angel Gabriel se le apareció a un carpintero llamado José para asegurarle la pureza de María.  Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo:  José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Mateo 1:20-21.

            Aproximadamente 30 años después de este angelical anuncio, este bebe, quien ya había crecido y era un hombre adulto, fue públicamente presentado por Juan el Bautista, de la siguiente manera:  El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él y dijo:  He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.  Juan 1:29. 

            Estos versos nos dicen que la razón básica de la encarnación del Hijo de Dios era trabajar con esta terrible cosa llamada pecado.

CAPITULO 1

LA DEFINICION DE PECADO

  1. DEFINICION DE PECADO

Hay dos palabras en el Nuevo Testamento Griego que son las más que se acercan a la definición de pecado:

  1. Hamartema
    1. El pecado es descrito como una actitud o acto del hombre que no es de agrado ante los ojos de Dios.  Este significado es presentado por Pablo a los Romanos.  Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios.  Romanos 3:23.
    1. El uso secular de su forma en verbo está ilustrado en Jueces 20:16, donde se establece que la Tribu de Benjamín tenía un cuerpo de guerreros zurdos  que podían tirar piedras con la honda  a un cabello y no erraban.  De toda aquella gente había setecientos hombres escogidos que eran zurdos, todos los cuales tiraban una piedra con la honda y no erraban.  Jueces 20:16.
  2.  Parabasis
    1. Parabisis significa cruzar una línea prohibida, una transgresión.  De acuerdo a esta definición el pecado ocurre cuando el hombre deliberadamente o accidentalmente cruza la línea de las leyes de Dios.  Los siguientes pasajes describen esto:  Todo aquel que comete pecado infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.  1 Juan 3:4. 

Para que tome la parte de este ministerio y apostolado de que cayó Judas por transgresión, para irse a su propio lugar.  Hechos 1:25. 

…pero si matas, ya te has hecho transgresor de la ley.  Santiago 2:11.

                        Varias definiciones teológicas de pecado incluyen:

Pecado es la falta de conformidad a la ley moral de Dios, ya sea en hecho, disposición o estado.

Pecado es una transgresión a las leyes divinas.

Pecado puede definirse como algo que no expresa o es contrario al  carácter santo de nuestro Dios.

Pecado es la poca disposición de una persona a obedecer y cumplir con las leyes o mandamientos del Creador, guiadas por su infinita sabiduría.

CAPITULO II

EL ORIGEN DEL PECADO

  1. EL ORIGEN DEL PECADO
    1. El origen del pecado en el universo

De acuerdo a cinco pasajes bíblicos básicos de la Escritura, una poderosa criatura angelical llamada Lucifer, una vez (quizás antes de la creación de la Tierra) llevo una malvada revuelta contra Jehová Dios mismo, en un insano intento de destronar al Rey Justo, nuestro Señor Jesucristo. Aunque la revuelta probó no tener éxito, de todas  maneras introdujo al mundo un nuevo  elemento maligno antes desconocido.  Este principio pervertido era el pecado.  Lucifer se degeneró a diablo y se convirtió  en la fuente y la fortaleza del pecado.

            Vino a mi palabra de Jehová diciendo:  Hijo de hombre, levanta endechas sobre el Rey de Tiro y dile:  Así ha dicho Jehová el Señor:  Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y acabado de hermosura.  En Edén,  en el huerto de Dios estuviste;  de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro;  los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. 

Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios; allí estuviste, en medio de las piedras de fuego te paseabas.  Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado; hasta que se halló en ti maldad.  A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad,  y pecaste; por lo que yo te eché del Monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector.  Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.  Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran.  Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás y para siempre dejarás de ser.  Ezequiel 28:11-19.

¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana!  Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones.  Tú que decías en tu corazón:  Subiré al cielo;  en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.  Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.  Isaías 14:12-15.

Y les dijo:  Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.  Lucas 10:18.

El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio.  Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.  1 Juan 3:8.

También apareció otra señal en el cielo:  he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; y su cola arrastraba la tercera parte  de las estrellas del cielo; y las arrojó sobre la tierra.  Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.  Apocalípsis 12:3-4.

  •  El origen del pecado en el mundo

Mientras un ángel introdujo el pecado al universo, fue un hombre quien lo invitó al mundo.  En el Antiguo Testamento Moisés describe este hecho histórico, y en el Nuevo Testamento Pablo lo describe teológicamente.

Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. Génesis 2:16-17. 

Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.  Génesis 3:6.

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.  Romanos 5:12.

Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.  1 Corintios 15:22.

Lewis Chafer escribe:

El hecho esencial es que en su tentación Satanás le propuso a los primeros padres que ellos hicieran lo mismo que él había hecho, que era asumir independencia de Dios, separándolos de la voluntad y el propósito de Dios.  Por su ambición, ceguera y orgullo  estaba dispuesto a intercambiar la perfección e infinito amor de Dios, la sabiduría y el poder del Creador por una vida egocentrista y su agonizante y eterna experiencia de muerte.  Evidentemente la verdadera presentación no fue presentada a estos seres humanos.  A ellos se les dijo que debían ser como Dios, si no sus ojos serían abiertos y ellos conocerían lo bueno y lo malo.  Ellos experimentaron cuando fueron creados lo bueno, como desobedientes ellos experimentarían lo malo.  Ellos no tenían nada que ganar, pero sí todo que perder. 

Los ángeles y los humanos fueron creados propiedad de Dios y fueron creados también para depender totalmente de Dios.  Al repudiar a Dios a través de la desobediencia, Adán y Eva se embarcaron en un turbulento mar sin brújula o alcance.  Ese fallo de tal magnitud, sólo los llevó a los juicios finales de un Dios al que ellos rechazaron.  La verdad de que el pecado no es sano fue totalmente demostrada.  Sólo hay dos filosofías de vida, una que es vivir en la voluntad de Dios, que es el arreglo original divino; y la otra es abandonar y renunciar a la autoridad y propósito de nuestro Creador.  Sobre la segunda filosofía no puede haber ningún orgullo en rechazar a Dios y escoger otras formas sustitutas del plan original de Dios.    Esta filosofía es satánica y el monstruoso hecho no ha cambiado y la humanidad se ha embarcado en ella.  Apareciendo en el Jardín Satanás le propuso su estrategia, solo como él podía hacerla.  El apeló a los deseos naturales, él minimizó el pecado, atacó el carácter de Dios insinuando que Dios no era confiable ni amoroso.  La traducción de “ser como dios” es mal interpretada y la filosofía satánica los lleva adelante, por un momento de satisfacción y de orgullo, al lago de fuego.  Y el mismo final es anunciado para todos, ángeles y seres humanos que sigan esta doctrina satánica. 

El propósito de Satanás no es solamente rechazar a Dios,  él estaba diseñando un vasto sistema mundial  en el cual propuso utilizar inapropiadamente los elementos que pertenecen a la creación de Dios.  Satanás no creó nada.  El hecho que se presenta en el Jardín del Edén es que Satanás quería supremacía sobre el hombre, pero falló completamente.  Tan pronto Adán y Eva realizaron que estaban lejos de tener independencia, se dieron cuenta que  fueron atados al pecado y  a Satanás. 

La caída del hombre fue ocasionada por la tentación de la serpiente,  quien sembró la semilla de la discordia y de la incredulidad en la mente del hombre.  Indudablemente esta fue la intención del enemigo de tentar a Adán, la cabeza o primogénito del pacto, para que fallara y fuera donde Eva porque, primero, ella no era la cabeza de ese pacto y no tenía la misma responsabilidad; y segundo, ella no recibió la instrucción directamente de Dios; y tercero,  ella probaría ser indudablemente la más efectiva en alcanzar el corazón de Adán.

El curso a seguir por el tentador es muy claro.  En primer lugar él sembró la semilla de la duda  poniendo en duda la intención de Dios y sugiriendo o cuestionando que el mandamiento de Dios estaba violando los derechos del hombre.  Cuando el tentador se dio cuenta que la raíz de la duda estaba ya en el corazón de Eva, entonces él añadió  la semilla de la incredulidad y de orgullo, negando que la transgresión resultara en muerte.  El les aseguró que comiendo del árbol los convertiría como Dios.  Esta expectativa indujo a Eva a mirar el árbol intensamente, y mientras más lo miraba, mejor parecía la fruta para ella.  Finalmente ella tomo la fruta, la comió y también le dio a su esposo que comiera de ella.

CAPITULO III

LA NATURALEZA DEL PECADO

  1. LA NATURALEZA DEL PECADO
    1. El pecado no es eterno
      1. En el tercer siglo un Filósofo de Persia llamado Mani desarrolló una escuela de pensamiento llamada Manichaeism.  En esencia esta escuela enseñaba que habían dos principios eternos y personales que existen lado a lado en este universo.  Uno es el principio del bien y el otro el principio del mal.  Esta falsa filosofía deletrearía  la palabra Dios con dos “o” y omitiría la letra “d”  de diablo.
    1.  El pecado no es meramente la ausencia de lo bueno
      1. Algunos enseñan que como la oscuridad es meramente la ausencia de luz, el pecado es simplemente la no presencia de lo bueno.  Esto no está en la escritura, porque el pecado es tan real y positivo para el alma del hombre como el cáncer y la lepra son para el cuerpo físico.
    1. El pecado no es simplemente la debilidad o fragilidad de la carne humana
      1. Este falso punto de vista podría ver el pecado como una mera fragilidad de la carne, como el hambre, la sed y el cansancio.
    1. El pecado no tiene estándar o rango por sí  mismo
      1. El pecado se debe medir por lo que es positivo o bueno.  Uno puede asumir que lo bueno está separado de lo maldito, pero lo maldito no puede existir separado de lo bueno.  Cada pecado es en realidad la perversión de algún principio bueno.
    1. Pecado y maldad realmente no se manifiestan como lo que son, pueden  ser disfrazados como buenos
      1. Por ejemplo, la justificación de Hitler para la matanza sistemática de Judíos fue “por la protección de su raza o su gente, o sea, Alemania”.
      1. Un rebelde se siente libre de violar o incendiar, con el propósito de “despertar la conciencia de una sociedad que no le importa o está desconectada de las necesidades de las minorías”.
      1. Un secuestrador de un avión que amenaza a toda una tripulación “corrige o envía un mensaje” a ciertos gobiernos que retienen prisioneros políticos “inocentes”.
      1. Aún en el mundo del pecado-maldad, el enemigo no se expone crudamente como el vil y vicioso lobo que es, sino que en alguna manera asume la forma de una oveja.
    1.  El pecado no solo engaña lo bueno, sino que realmente se conecta a lo bueno.
      1. El pecado es como un virus, y lo bueno es como una célula buena.
      1. Hoy en día se están haciendo muchos estudios relacionado a la transformación de los virus.  Algunos creen que los virus son el puente a vivir o no vivir.  Un virus contiene ADN que es un código genérico de todos los organismos vivientes, pero que no tiene moléculas de grasa ni azúcar.  Este ADN puede estar “muerto” por larga duración, hasta que se revive al ser inyectado por sus propios genes de ADN.
      1. O sea, como dijimos antes, el pecado puede engañar si se conecta a lo bueno.  Pero lo bueno no tiene ninguna conexión con el pecado, porque lo bueno no tiene que engañar su propia naturaleza.
    1.  Una característica del mal no considerada usualmente es que a   veces se ataca a sí mismo
      1. Por ejemplo, un avaro  está en desacuerdo con una persona que gasta  en exceso.  Una persona comedida, estará en desacuerdo con un glotón.   Un heterosexual promiscuo le molesta o está en desacuerdo con las perversiones sexuales de un homosexual.  Pero esto no ocurre con lo bueno porque todos sus elementos se complementan y no se contradicen.  Amor, gracia, verdad, sabiduría, rectitud y justicia son todos los amigos cercanos.  Lo bueno tiene un sólo enemigo que es lo malo.  Pero lo malo tiene dos enemigos, lo bueno y el conflicto con otra maldad.  Un ejemplo de esto fue visto durante la Segunda Guerra Mundial cuando dos de los hombres más malvados del mundo se odiaron uno al otro con gran pasión.  Estos fueron Adolfo Hitler y Joseph Stalin.
    1.  Aunque usamos los términos pecado y  maldad normalmente, estos términos pueden ser sustituidos por otros.
      1. Por ejemplo, pecado no es exactamente lo mismo que maldad.  A menudo nos referimos a ciclones, huracanes, inundaciones, fuegos y terremotos como cosas malas.  Pero estos no pueden ser llamados pecado.  Este hecho debe ser entendido por algunos cristianos que confunden la palabra de Dios en Isaías 45:7, que dice:

…que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto. Isaías 45:7.  

Aunque aquí leemos de Dios creando calamidades, las escrituras nos aseguran que Dios no creó el pecado.

 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. 2 Corintios 5:21.

 en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos, Tito 1:2.

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.   Hebreos 4:15.

para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros. Hebreos 6:18.

Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;  Santiago 1:13.

Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.  1 Juan 3:5.

CAPITULO IV

LA UNIVERSALIDAD (UNIVERSO) DEL PECADO

  1. LA UNIVERSALIDAD DEL PECADO

El indiscutible hecho de que todos somos pecadores está probado por las siguientes cinco fuentes:

  1.  El testimonio de la historia
    1. Está estimado que unos 40 billones de seres humanos han vivido en la Tierra desde Adán.  Podríamos sugerir que un tercio de estos 40 billones de personas han perdido la vida de la  mano de otro ser humano.  Cientos de millones de personas de carne y hueso han sido apuñaleados, apedreados, estrangulados, disparados, muertos por gases (como en las cámaras de gas), bombardeados, quemados, enterrados vivos, colgados  o ahogados por otro ser viviente.
  2.  El testimonio de la conciencia
    1. A. Cuantas veces el hombre se ha desesperado hasta el suicidio por sus actos de pecado.  Estos cargos de conciencia le llegan a los hombres no importa su cerebro, su tipo de sangre o su poder bancario.  La voz de la conciencia puede ser corrompida, pero no se  puede negar.
  3.  El testimonio de las religiones

Louis Berkhof escribe lo siguiente:  La historia y filosofía de las religiones testifican la universalidad del pecado.  La pregunta de Job:   ¿Y cómo se justificará el hombre con Dios?  Job 9:2.  Las religiones paganas hablan de una conciencia universal de pecado y de la necesidad de reconciliación con un Ser Supremo.  Hay un sentimiento general de que los dioses se ofenden y deben ser aplacados de alguna manera.  Hay una voz universal de la conciencia que habla el hecho de que el hombre se queda corto y afronta condenación  a la vista de algún ser superior.  Altares malolientes con sacrificios de sangre, a veces sacrificios de niños queridos, repetidas confesiones de cosas mal hechas y oraciones para liberaciones del enemigo, todo apunta a la conciencia del pecado.  Los misioneros encuentran esto dondequiera que van.  Filósofos griegos estaban luchando con el problema de la moral y desde ese día ninguno  puede ignorarlo.  Todos ellos tuvieron que admitir la universalidad del mal y a pesar de este hecho no pueden explicar este fenómeno.  Hubo un optimismo superficial en el siglo 18 que soñó con la bondad del hombre, pero esta estupidez fue rechazada por Kant.    Muchos teólogos liberales fueron inducidos a creer y a predicar esta bondad del hombre, pero hoy muchos de ellos aceptan esto como uno de los errores del pasado.  Seguramente el hecho de vida no garantiza tal optimismo.

  •  El testimonio de las Escrituras
    • Datos generales relacionados a la vida pecaminosa del hombre:

…porque no hay hombre que no peque… 1 Reyes 8:46.

¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón,
Limpio estoy de mi pecado?  Proverbios 20:9.

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?  Jeremías 17:9. 

Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien  y nunca peque.  Eclesiastés 7:20.

Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.  Isaías 64:6.

por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.  Romanos 3:23.

Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.  Gálatas 3:22.

Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.  Santiago3:2.

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.  1 Juan 1:8. 

Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.  1 Juan 1:10.

                        2.        Datos generales relacionados a la maldad del hombre

En al menos ocho ocasiones diferentes en la Biblia algún individuo fue forzado a decir estas tres trágicas palabras:  Yo he pecado.

  1.  Faraón

 Entonces Faraón envió a llamar a Moisés y a Aarón, y les dijo: He pecado esta vez; Jehová es justo, y yo y mi pueblo impíos.  Éxodo 9:27.

Entonces Faraón se apresuró a llamar a Moisés y a Aarón, y dijo: He pecado contra Jehová vuestro Dios, y contra vosotros. Éxodo 10:16.

  •  Balaam

 Entonces Balaam dijo al ángel de Jehová: He pecado, porque no sabía que tú te ponías delante de mí en el camino; mas ahora, si te parece mal, yo me volveré. Números 22:34. 

  •  Acán

Y Acán respondió a Josué diciendo: Verdaderamente yo he pecado contra Jehová el Dios de Israel, y así y así he hecho.  Josué 7:20.

  •  Saúl

Entonces dijo Saúl: He pecado; vuélvete, hijo mío David, que ningún mal te haré más, porque mi vida ha sido estimada preciosa hoy a tus ojos. He aquí yo he hecho neciamente, y he errado en gran manera.  1 Samuel 26:21.

  •  David

Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás.  2 Samuel 12:13.

Después que David hubo censado al pueblo, le pesó en su corazón; y dijo David a Jehová: Yo he pecado gravemente por haber hecho esto; mas ahora, oh Jehová, te ruego que quites el pecado de tu siervo, porque yo he hecho muy neciamente.  2 Samuel 24:10.

  •  Job

Si he pecado, ¿qué puedo hacerte a ti, oh Guarda de los hombres? ¿Por qué me pones por blanco tuyo,
Hasta convertirme en una carga para mí mismo? Job 7:20.

  •  El hijo pródigo

Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.  Lucas 15:21.

  •  Judas

diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? !!Allá tú!  Mateo 27:4.

Una tragedia es vista aquí, porque de estas ocho confesiones, parece que tres son solamente sinceras y experimentaron el perdón y la gracia de Dios.

  •  El testimonio de nuestro niños

Lo bueno tiene que ser enseñado a nuestros niños.  Lo malo ya ellos lo conocen.  Compartir lo bueno no es natural, pero el egoísmo sí lo es.

CAPITULO V

LA MALDAD QUE EXCEDE DE PECADO

  •  EL EXCESO DE MALDAD DEL PECADO

Hay dos áreas las cuales el creyente debe conocer:  La envergadura de la santidad de Dios y las profundidades de las criaturas de maldad.  La Escritura ofrece tres pruebas principales e ilustraciones del exceso de maldad del pecado:

  1. La prueba angelical
    1. Considere la generosa experiencia de un carpintero creando una magnifica figura de la nada.  Después de la creación, a esta figura le es dada vida, cubierta con preciosas piedras y equipada con un bello sistema musical.  El carpintero entonces coloca su nueva creación sobre el Universo  a reinar (bajo él) y a disfrutar.  Millones de otros vivientes miran esta nueva criatura como su guía.  Su único propósito es servir fielmente y sabiamente a su creador.  Pero un día oscuro, y sin ninguna razón, este ser privilegiado que ha recibido mucho de su creador, viciosamente ataca y se vuelve en contra de su benevolente creador y lleva una malvada rebelión que lo saca de su universo donde fue originalmente creado.  Toda esta ingratitud se muestra, y  es  cuando Lucifer se rebela en contra del Altísimo, Jehová Dios.  La profundidad y la depravación de este pecado, nunca podrá ser comprendida por ninguna criatura, ángel o humano.

!!Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. 15 Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.  Isaías 14:12-15.

11 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 12 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura.

13 En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación.

14 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas.

15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.

16 A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector.

17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.

18 Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran.

19 Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser.  Ezequiel 28:11-19.

  •  La prueba humana
    • L.S. Chafer escribe:  Un individuo, el primero de la creación humana, cometió un pecado y ese pecado tan enorme muchos hombres lo ridiculizan con el  pensamiento de que Dios no lo notó totalmente, cuando ese pecado es suficientemente malvado y malo como para causar la depravación y degeneración de millones que posteriormente sufrirán en su carne la muerte, y la gran mayoría de ellos en los reinos del infortunio.
    • La prueba divina

El Hijo de Dios sufrió infinitamente y murió en la cruz por causa del pecado.  No pudo haber otra manera segura de redención.  Si no hubiera sido cometido un pecado y si el Hijo de Dios no hubiera traído la redención, entonces el pecador tuviera que sufrir la muerte del Hijo de Dios para recibir perdón y justificación de pecados.

CAPITULO VI

LAS CONSECUENCIAS DEL PECADO

  •  LAS CONSECUENCIAS DEL PECADO
    •  Acerca de Lucifer – Como Lucifer fue el primer pecador, él naturalmente experimentó el primer resultado de pecar.
      • Consecuencias inmediatas

Lucifer perdió su posición como querubín  del cielo.

14 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas.

15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. Ezequiel 28:14-15.

Lucifer se convirtió en el dragón depravado de la Tierra.

Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.  Apocalipsis 12:7-8.

  1.  Consecuencias futuras

El diablo algún día será echado para siempre en el lago de fuego, un lugar que el mismo  Dios preparó para el primer pecador del universo.

41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Mateo 25:41

10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.  Apocalipsis 20:10.

  •  Acerca del hombre
    • Cuando Adán abrió la puerta del pecado, dos viciosos criminales corrieron inmediatamente a atormentar la raza humana.  Los nombres de esos dos terribles criminales son muerte física y muerte espiritual.  En la Biblia, el significado teológico de muerte es separación. 

Muerte física – Dios creó a Adán para vivir para siempre. 

Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.  Génesis 2:9.

Pero Adán pecó. 

Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. Génesis 3:6-7.

Entonces Adán tuvo que experimentar la muerte física, que es la separación de su cuerpo, alma y espíritu. 

Y fueron todos los días que vivió Adán novecientos treinta años; y murió.  Génesis 5:5.

10 Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos.  Salmo 90:10.

30 Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.  Juan 19:30.

Muerte espiritual – Por el pecado, toda persona que no sea salva será algún día separada de Dios en el lago de fuego.  Esto es la segunda muerte.

23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.  Mateo 7:23.

41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Mateo 25:41. 

11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.   Apocalipsis 2:11.

Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.  14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la  segunda muerte.  Apocalípsis 20: 6,14.

Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Apocalípsis 21:8.

Aunque la segunda muerte como se menciona arriba es en el futuro del pecador, la Biblia menciona que todos los que no son salvos ahora, son considerados por Dios estar muertos por sus delitos y pecados,  y separados de Dios. 

2  Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,

entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,

aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),

y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

no por obras, para que nadie se gloríe.

10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Reconciliación por medio de la cruz

11 Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne.

12 En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.  Efesios 2:1-12.

El pecado físico y espiritual ya estaba contemplado en la mente de Dios cuando El advirtió a Adam acerca de las consecuencias del pecado. 

17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.  Génesis 2:17.

                        Resumiendo, podemos decir que el pecado:

  1. Embota el oído del hombre

27 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado,
Y con los oídos oyeron pesadamente, Y sus ojos han cerrado,
Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos,
Y entiendan de corazón, Y se conviertan, Y yo los sane.  Hechos 28:27.   

  • Nubla o entenebrece  el entendimiento

18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón;  Efesios 4:18.

  • Desvía los pies

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.  Isaias 53:6. 

  •  Ensucia la lengua

Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan.
Veneno de áspides hay debajo de sus labios;  14 Su boca está llena de maldición y de amargura. Romanos 3:13-14.

  • Engaña al corazón
  • Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?  Jeremías 17:9. 

f. Devora el intelecto

14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente1 Corintios 2:14.  

  • Condena el almaCross references:

He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.  Ezequiel 18:4. 

  • Acerca de la naturaleza
    • En el Nuevo Testamento Pablo escribe las consecuencias de la naturaleza del pecado

19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;

21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;  Romanos 8:19-22.

  • Acerca de los ángeles santos

El pecado del hombre fue una lección  para los ángeles al Creador permitirle entrar en sus planes de redención de la humanidad. 

…pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres.  1 Corintios 4:9b.

21 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles.  1 Timoteo 5:21ª.

…y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador. Gálatas 3:19c.

…cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.  1 Pedro 1:12d.

14 ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?  Hebreos 1:14.

  •  Acerca de Dios mismo

¿Qué efecto tuvo el pecado del hombre sobre Dios?  Desde el pecado Dios no pudo descansar como el hizo cuando completó la Creación. 

Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo.  Génesis 2:2. 

Significó que empezó su segundo y gran trabajo que es la redención.  Hasta hoy, Dios continua trabajando con la redención. 

17 Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.  Juan 5:17. 

Me es necesario hacer las obras del que me envió.  Juan 9:4ª.

…que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.  Filipenses 1:6b. 

  1. Romanos 3:13 : Sal. 5.9.
  2. Romanos 3:13 : Sal. 140.3.
  3. Romanos 3:14 : Sal. 10.7.

Cross references:

  1. Hechos 28:27 : Is. 6.9-10.

Cross references:

  1. Mateo 7:23 : Sal. 6.8.

Cross references:

  1. Apocalipsis 12:7 : Dn. 10.13, 21; chapter 12.1; Jud. 9.

Cross references:

  1. Isaías 14:12 : Ap. 8.10.
  2. Isaías 14:15 : Mt. 11.23; Lc. 10.15.

Cross references:

  1. Isaías 53:6 : 1 P. 2.25.

Bendiciones…

Leo Hernáadez SDC

Share

Written by:

11 Posts

View All Posts
Follow Me :

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *